C.C.L.A.


ir a contenido

Menu Principal:


Comunidad Cristiana Latino Americana





ACTUALIDADES








______________________________________________________________________________








El Obispo Bard, líder episcopal de la Conferencia Anual de Michigan, llamó al pueblo metodista unido a orar por las personas afectadas, a tomar precauciones y a prepararse en las iglesias ante la propagación del virus. Foto cortesía del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).



El Obispo David Bard pide al pueblo metodista unido de Michigan sus oraciones, por las personas afectadas por el brote del coronavirus (también conocido como "COVID-19") y exhorta a las iglesias a prepararse y estar conscientes de las precauciones que deben tomar, si el brote se propaga. Al mismo tiempo, pide mantener la calma y no entrar en pánico ante el virus.

El Centro Federal para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) está respondiendo a un brote de la enfermedad respiratoria detectada por primera vez en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China, que se ha extendido a 37 naciones, incluidos los Estados Unidos. Los informes del CDC reportan que hay más de 80.980 casos confirmados en todo el mundo, y casi 3.000 personas han muerto.

El Obispo Bard le pedirá a unidades de la conferencia, como los Coordinadores de Respuesta Rápida ante Situaciones de Desastres y el Comité de Finanzas y Administración, que exploren cómo las congregaciones de Michigan pueden prepararse mejor. "No hay necesidad de una acción inmediata, pero ahora es un buen momento para evaluar con calma el posible impacto en nuestras iglesias locales si ocurre un brote en Michigan" dijo el obispo.

Un brote generalizado podría tener un impacto significativo en las comunidades religiosas debido a una serie de factores, incluida la edad y el bienestar de los/as metodistas unidos/as. El virus podría propagarse fácilmente durante los servicios de adoración y otras reuniones de fe donde las personas están sentadas cerca. Se alienta a las iglesias locales a completar la Lista de Verificación de Preparación para la Influenza Pandémica de las Organizaciones Comunitarias y de los CDC, creada en 2016 para combatir la propagación de la influenza, pero que funcionará bien para evitar el COVID-19.

El liderazgo de la iglesia querrá discutir qué acciones podrían ser necesarias si los servicios de adoración se interrumpieran repentinamente pues hay que tener en cuenta el cuidado emocional y espiritual de los/as enfermos/as, la higiene de las instalaciones, la comunicación con el personal y la membresía, la comunión y la seguridad alimentaria, las preocupaciones de administración y otros posibles impactos resultantes de una pandemia generalizada. Los/as líderes también deberán educar a los/as miembros sobre cómo reducir el riesgo mientras están en la iglesia, incluyendo lavarse las manos con frecuencia, pedirle a las personas enfermas que se queden en casa y reducir el contacto físico.

En la Iglesia Metodista Unida (IMU) Holland First, el pastor Brad Bartelmay, quien también preside el Comité de Finanzas y Administración de la conferencia, dice que su iglesia ya está preparada ante la posibilidad de un brote: "Nos estamos preparando con calma para cualquier posibilidad; estamos elaborando estrategias sobre cómo ‘hacer iglesia’ en un mundo donde la asistencia a la adoración sea restringida y donde los grupos pequeños y la escuela dominical pueden descontinuarse. Exploraremos más sobre cómo brindar cuidado pastoral y mantener un seguimiento al bienestar de las poblaciones vulnerables” dijo Bartelmay.

"Los animo a mantenerse en oración a quienes sufren de este terrible virus en todo el mundo. Podemos mantener la calma, mientras también nos preparamos para estar en el ministerio durante un tiempo en que las personas tendrán una mayor necesidad de recibir consuelo y la presencia de Dios en sus vidas" dijo el Obispo Bard.





___________________________________________________________________________






Cómo pueden los metodistas apoyar a los migrantes





Foto por Sarah Soto, usada con permiso.

Adorar juntos es una manera en que podemos apoyar a los migrantes. Entérate de lo que puedes hacer para marcar la diferencia en tu comunidad y por todo el mundo.









Foto por Mike DuBose, Comisión Metodista Unida de Comunicaciones.

“Dar la bienvenida al migrante no es solo un acto de misión, es una oportunidad de recibir la gracia de Dios”. (Libro Metodista Unido de Resoluciones) Foto por Mike DuBose, Comisión Metodista Unida de Comunicaciones. Niños en un albergue de Tijuana, México, en 2018. Foto por Mike DuBose, Comisión Metodista Unida de Comunicaciones.








La migración global es un fenómeno que impacta a los países de todo el mundo en proporciones históricas. Según la Junta Metodista Unida de Iglesia y Sociedad, actualmente hay más de 65 millones de personas desplazadas en el mundo, y cada cinco segundos, alguien más es forzado a huir de su hogar. Estos niveles de migración no se han visto desde la Segunda Guerra Mundial, hace más de 70 años.

Muchos de nosotros no podemos imaginar qué se siente dejar tu propio hogar a causa de la guerra, desastres naturales o dificultades económicas. Sin embargo, ésta es la realidad para muchas personas en países por todo el mundo, incluyendo nuestras propias comunidades. En un esfuerzo por proteger y mantener a sus familias, algunas personas toman la difícil decisión de buscar un nuevo país al cual llamar hogar.

Lo que dice La Iglesia Metodista Unida

La Iglesia Metodista Unida defiende la práctica de la hospitalidad con los migrantes, inmigrantes, refugiados, personas bajo asilo y otros sin importar su raza, estatus, nacionalidad o religión.

Los Principios Sociales de La Iglesia Metodista Unida, publicados en el Libro de la Disciplina, incluyen una sección titulada Derechos de los Inmigrantes que declara, “Reconocemos, acogemos y declaramos a todas las personas, independientemente de sus países de origen, como miembros de la familia de Dios. Afirmamos el derecho de toda persona a las mismas oportunidades de empleo, acceso a vivienda, cuidados médicos, educación y libertad de la discriminación social”.

Una resolución titulada Migración Global y la Búsqueda de la Justica afirma, “los cristianos no abordan el tema de la migración desde la perspectiva de una tribu o nación, sino desde la perspectiva de la comunidad de fe de amor y bienvenida, una comunidad que imparte y espera hospitalidad para los más vulnerables, las personas sin hogar y los oprimidos”, un eco de la parábola de Jesús de las ovejas y las cabras (Mateo 25:31-46).

Lo que puedes hacer

“Dar la bienvenida al migrante no es solo un acto de misión, es una oportunidad de recibir la gracia de Dios”. (Libro Metodista Unido de Resoluciones) Foto por Mike DuBose, Comisión Metodista Unida de Comunicaciones.

Ya que ninguna persona, organización ni nación pueden resolver estas problemáticas por sí solos, podemos convencernos a nosotros mismos de que no hay nada que podamos realizar para hacer la diferencia. En realidad, existe una variedad de maneras en que los metodistas unidos pueden apoyar a los migrantes en nuestras comunidades y alrededor del mundo.

A través de la oración. Oramos por que Dios conceda paz y justiciar a todo su pueblo.

Abogar por leyes justas. La primera vez que contactas a un representante electo puede ser incómoda, pero gratificante. Los funcionarios de gobierno escuchan a sus electores. Así que, expresa tus inquietudes a quienes están en el poder. Pídeles que apoyen políticas que sean hospitalarias con los refugiados e inmigrantes, y que presenten legislación nueva para hacer que sean más justos y eficientes los procesos para inmigrantes, refugiados y personas en busca de asilo.

Da la bienvenida a los migrantes y refugiados en tu congregación. Invita a quienes son nuevos en tu comunidad a aprender más acerca de tu congregación como un lugar de servicio cristiano, como una parte de la comunidad y como un recurso para obtener asistencia. Investiga maneras en que tu congregación puede unirse para servir a los inmigrantes en tu comunidad.

Apoya clases de Francés como segundo idioma. Muchas comunidades necesitan voluntarios que impartan el idioma dominante del país donde se encuentran. En Estados Unidos, por ejemplo, por lo común hay necesidad de clases de inglés como segundo idioma (ESL). Ofrécete como maestro voluntario. Pide a tu congregación que organice clases.

Apoya servicios locales de asesoría laboral. Muchas comunidades tienen programas que ofrecen asistencia a quienes buscan empleo. Los voluntarios están capacitados para ayudar a llenar solicitudes, preparar currículos y navegar por sitios web de bolsas de trabajo.

Habla en nombre de un espíritu de bienvenida en tu comunidad, a nivel local y nacional. Por todo el mundo, actitudes y acciones de retórica xenofóbica están convirtiendo a algunas comunidades en lugares hostiles y de exclusión a nivel local y nacional. Esto está teniendo un impacto real en las leyes y está fomentando actos de violencia. Expresa tu oposición a la propagación de miedo y la xenofobia en conversaciones en público y en privado —en el supermercado, la iglesia, la escuela y en casa. Recuerda que Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino un espíritu de poder, de amor y de dominio propio (2 Timoteo 1:7 RVA-2015). Sé un ciudadano activo y alza la voz para tener una sociedad mejor.





____________________________________



Una comunidad metodista junta en oración

El Aposento Alto a desarrollado la página UMCprays.org, un sitio web donde los/as líderes espirituales y los/as intercesores/as pueden compartir oraciones, información y recursos. El sitio tiene recursos de oración para individuos/as, familias, grupos pequeños, distritos y eventos anuales de las conferencias, así como ideas promocionales, información sobre los/as miembros de la “Comisión Un Camino Hacia Adelante” y un programa de oración semanal. También hay un lugar en la agenda donde los/as obispo/as de las conferencias programadas para orara durante esa semana puede compartir su oración.

Este año 5.000 personas se unieron al sitio web, el cual anteriormente fue 60daysofprayer.org. La página original fue usada para conectar a intercesores/as de todo el mundo para orar por la labor de la Conferencia General de 2016. El grupo ha seguido orando junto y sigue siendo una valiosa red de apoyo espiritual de La Iglesia Metodista Unida.

El movimiento, “Orando Por Nuestro Camino Hacia Adelante” es una respuesta a la iniciativa del Concilio de Obispos/as. Estamos llamados/as a una postura de oración, orando para que el liderazgo de Dios guíe efectivamente el cumplimiento de la misión de la iglesia. Le invitamos a usted - clérigos y laicos/as, conferencias y congregaciones - a través de la denominación a orar por la guía de Dios.

En oración, somos uno en Cristo.

Por los últimos seis meses, durante la primera fase de este programa, nuestros/as obispos/as han estado orando diariamente por el trabajo de la Comisión Sobre el Camino Hacia Adelante. Ahora es el momento de lanzar una segunda fase que involucre a toda la iglesia. A partir del 1 de enero de 2017, con la ayuda del Aposento Alto, Mujeres Metodistas Unidas, Hombres Metodistas Unidos y Comunicaciones Metodistas Unidas, este movimiento de oración crecerá y se moverá por la iglesia.

Este sitio web alojará recursos de oración y apoyo de oración para la iglesia. Dado que cada conferencia anual y central tiene una semana designada para orar por este trabajo importante, nuestra meta es proveer herramientas y recursos que proporcionen orientación y estímulo. Asegúrese de revisar el horario de la Semana de Oración para ver cuándo su conferencia estará orando.

Los/as obispos/as Debra Wallace-Padgett de la Conferencia de Alabama Norte y el Obispo Al Gwinn sirven como copresidentes del movimiento “Orando Por Nuestro Camino Hacia Adelante”. La obispa Wallace-Padgett dice: "Nuestro enfoque de oración es doble porque estamos orando para que Dios nos ayude a cumplir la misión de la iglesia y estamos orando para ser uno en Cristo".

Si hay un lugar donde podemos ser uno, es en el espacio donde encontramos a Dios.




_______________________________________________________________________________





La música y la adoración dentro del contexto hispano/latino


Rev. Yolanda Pupo-Ortiz

De mi tía-abuela aprendí, siendo niña, una copla (canto popular) que decía: ‹‹Cantando lo encontré, cantando lo perdí; como no sé llorar, cantando he de morir››. Creo que la copla refleja muy bien el apego a la música del pueblo hispano. Como en la copla, la persona hispana lleva la música por dentro y con ella canta en todo momento. Con el canto alabamos a Dios, contamos nuestras cuitas, y expresamos nuestras más profundas emociones desde el dolor, ira o desesperación, hasta el amor. La música es a la adoración hispana como el aguaa la tierra o como el aire a los seres humanos.

La adoración en el contexto hispano incluye todos los elementos de adoración que conocemos. Hay lectura de la Biblia, oraciones espontáneas de gracias y de confesión, oración de intercesión y testimonios en abundancia. Pero en todo está presente la música que es la más alta expresión de adoración. En el culto hispano hay música antes de comenzar el culto. Esto puede ser un preludio instrumental pero en muchas ocasiones es el tiempo en que la congregación canta himnos y especialmente estribillos (coritos) o cánticos mientras se prepara para la adoración. Con guitarras, panderetas, tambor y batería entregamos nuestras ofrendas y nos saludamos con amor. Hay canto mientras participamos en la Santa Comunión y hay canto en nuestra entrega al Señor en cada llamado al altar.

Si bien es cierto que el sermón ocupa una parte muy importante dentro de la adoración hispana, la música lo llena todo: le da contexto al sermón, enmarca el culto y permanece con cada uno de los congregantes cuando éstos regresan a sus hogares. Eso es lo maravilloso de la música en la adoración. Se queda con nosotros haciendo muy real la compañia de un Dios que no es ajeno a nuestras luchas sino que está en medio de ellas. El mensaje del cántico o himno está allí en el momento cuando nos confrontamos con la noticia difícil del médico, cuando lloramos por relaciones rotas, cuando luchamos en contra de la injusticia, cuando estamos en el lecho de enfermedad y aún de muerte. Ahí está en todo momento, repitiendo una y otra vez en nosotros su mensaje que está vivo y que nos ayuda a levantarnos y a seguir luchando con peranza.

Por muy bueno que sea el sermón, se puede olvidar fácilmente. La música, sin embargo, permanece con nosotros. A través de ella el mensaje se encarna en nosotros. Por eso es importante asegurar que el contenido teológico de nuestra música sea aquel que exprese la fe bíblica que nos mueve a vivir dentro de los paradigmas del reinado de Dios.

El canto que lleva el mensaje total de nuestro Señor nos ayuda no sólo a nutrir nuestra fe sino a tener conciencia de que somos parte de un cuerpo, el Cuerpo de Cristo y que nuestra fe es una fe comunitaria y no individual. Nos da conciencia a tener responsabilidad por otros y a estar involucrados en los problemas del mundo. Por eso una de mis congregaciones acogió con mucho calor dos estrofas que alguien añadió al estribillo popular Alabaré. Así, además de cantar: Alabaré, alabaré, alabaré a mi Señor. Juan vio el número de los redimidos . . . nosotros cantábamos: Dios ha hecho cosas grandes y preciosas, Dios a los poderosos destronó. Y a los pobres colmó de bienes, por eso alabaré a mi Señor. Dios quiere librarnos de viejas estructuras y darnos una nueva creación, en que los pueblos, la tierra toda, alcance su total liberación.

Oremos para que a través de la música podamos seguir creciendo en nuestra fe y llevando así el mensaje de redención.

La Rev. Yolanda Pupo-Ortiz es miembro clerical de la Conferencia Anual Baltimore-Washington.

Recepción de nuevos miembros
el 15 de Mayo 2016

Fueron recibidos Glenda, Margarida, Tatiana, Pedro y Silvia

Recepción de nuevos miembros
el 24 de Abril 2016

Fueron recibidos Pedro, Jenny y Melany




__________________________________________

Seis consejos de John Wesley para estudiar la Biblia

Juan Wesley

En el prefacio a las Notas al Antiguo Testamento (Pag. 546, numeral 18), John Wesley dejó instrucciones para realizar una provechosa lectura de la Biblia:

Si usted desea leer las Escrituras de tal manera que puedan responder con mayor eficacia a este fin, sería aconsejable seguir estos pasos:

1. Establezca un tiempo para la lectura, si es posible, cada mañana o cada tarde.

2. Si dispone de tiempo suficiente lea un capítulo del Antiguo Testamento y uno del Nuevo. Si no puede hacerlo, lea un solo capítulo o una parte de él.

3. Lea con el único propósito de conocer la voluntad de Dios y con la firme resolución de cumplir Su voluntad.

4. Lea con atención constante para ver la conexión y la armonía de estas grandes doctrinas: el pecado original, la justificación por la fe, el nuevo nacimiento,y la santidad interior y exterior.

5. Ore fervientemente y seriamente antes de leer las Escrituras, para entenderlas como solo puede entenderse a través del mismo Espíritu Santo que las inspiró. Del mismo modo, debemos terminar la lectura con una oración.

6. Mientras lee, haga una pausa para examinarse a Ud. mismo, tanto en lo referente a su corazón como a su vida. Utilice de inmediato todo lo que Dios le muestre, para su salvación presente y eterna.

25 de abril de 1765


_______________

Está en la vida, ha resucitado

Cada vez que nos amamos y nos ofrecemos sin reservas a los demás,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que luchamos por la vida de las personas más débiles y sufridas,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que buscamos derechos y procuramos dignidad para todos,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que ponemos primero a la infancia y las personas más vulnerables,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que confrontamos la falta de equidad y la exclusión,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que construimos otro mundo posible, con lugar para tod@s y con justicia,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que anunciamos buenas nuevas a las personas pobres y libertad a quienes viven en el cautiverio,
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida, ha resucitado.
Cada vez que vivimos en el espíritu de Jesús los ropajes de los templos se rasgan, la tierra se mueve y Dios nos vuelve a mostrar que hay esperanza, que hay que afrontar la vida y compartir la grata noticia:
* Jesús está en medio nuestro, está en la vida ha resucitado.

Jorge Daniel Zijlstra, Puerto Rico



__________________________________________



Congreso argentino reconoce a la iglesia metodista


Por IEMA
01 de septiembre 2016


Desde el Senado de la República Argentina, y durante el mes de julio de 2016, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina recibe el “ reconocimiento ” por 180 años de historia en la República Argentina.

Desde la Honorable Cámara de Senadores de la Nación, la Iglesia Evangélica Metodista Argentina fue “reconocida con beneplácito” por su extensa labor en el territorio argentino desde el año 1836.

La declaración del Senado de la Nación destaca con énfasis la fecunda tarea y aporte del metodismo local en lo social, cultural, la obra educativa y asistencial, y su testimonio en favor de los Derechos Humanos desde la acción concreta de sus templos, escuelas y hogares estudiantiles a través de sus más de cien lugares de testimonio al presente, en todo el país.

A continuación el texto original de la declaración del poder legislativo:



Buenos Aires, 13 de julio de 2016,

A las autoridades de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina.

Tengo el agrado de dirigirme a ustedes, a fin de llevarles a su conocimiento que el Honorable Senado, en la fecha, ha sancionado la siguiente declaración:

“EL SENADO DE LA NACION,
DECLARA :

Su reconocimiento y beneplácito por los ciento ochenta (180) años de fecunda tarea en las áreas social, cultural, educativa, asistencial y de derechos humanos que desde la llegada de sus primeros misioneros, en el año 1836, viene realizando en nuestro país la Iglesia Evangélica Metodista Argentina a través de sus templos, escuelas, hogares estudiantiles, instituciones de servicio y de educación superior en más de cien lugares del territorio argentino.”

Saludo a ustedes muy atentamente.



_______________


Oración


Dios de amor y de misericordia, en todas las situaciones difíciles que vivimos, ayúdanos a confiar firmemente en ti. Oramos como Jesús nos enseñó: «Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno» (Mateo 6:9-13, NVI). Amén.


Regresar a contenido | Regresar al menu principal